La protesta de los funcionarios catalanes por el "insulto" de la paga extra añade más presión a un Torra cercado por las movilizaciones callejeras